4/04/2012

Ellos tambien fueron despedidos

1. Walt Disney
En 1919 Walt Disney fue despedido del diario local Kansas City Star, según su editor, porque “le faltaba imaginación y no tenía buenas ideas”. Aunque no fue su único fracaso ya que, poco después, Disney compró Laugh-O-Gram, un estudio de animación que acabaría en bancarrota. Finalmente, se estableció con su hermano en Hollywood, donde empezaron a crear dibujos animados de éxito y, en 1923 nació The Walt Disney Company, que logró convertirse en una de las compañías de comunicación y entretenimiento más grandes del mundo.


2. Madonna
La reina del pop se mudó a Nueva York después de abandonar la universidad para hacerse una estrella, pero sus inicios no fueron nada fáciles. Para ganar algo de dinero, empezó a trabajar en el Dunkin’ Donuts de Times Square, pero no duró ni un día, ya que fue despedida después de rociar con gelatina a todos los clientes. Después de pasar por numerosos restaurantes de comida rápida, Madonna consiguió finalmente entrar en la escena punk rock de Nueva York en 1979.


3. JK Rowling
JK Rowling tenía un puesto de secretaria en sede londinense de Amnistía Internacional, pero pasaba la mayor parte del tiempo soñando con hacerse escritora. En secreto, escribía historias en el ordenador de la oficina e imaginaba las historias de un joven mago llamado Harry Potter. A pesar de que sus jefes terminaron por cansarse y la echaron, la indemnización que recibió le permitió mantenerse durante los años siguientes, hasta que decidió dedicarse de forma profesional a la escritura. Actualmente es mundialmente conocida por escribir la saga de libros más exitosa de todos los tiempos, y que lograron convertirla en multimillonaria.


4. Thomas Edison
Edison trabajaba en una oficina de Western Union, donde realizaba experimentos en secreto. Después de derramar ácido en el suelo, en 1867, fue despedido, y decidió dedicarse a inventar a tiempo completo. Su primera patente llegaría tan solo dos años después.


5. Elvis Presley
El rey del rock ‘n’ roll, además de éxitos vivió algún que otro fracaso. Después de una actuación en Nashville, el encargado de la sala le dijo que debería volver a su carrera de conductor de camiones y dejar el espectáculo. Un comentario que no amedrentó a Elvis, quien siguió dando conciertos y pronto se convertiría en la estrella más importante de la música moderna.


6. Oprah Winfrey
Oprah Winfrey trabajaba como reportera en los informativos de la noche de la cadena de Baltimore WJZ-TV, pero no podía evitar involucrarse emocionalmente con las historias que relataba. El productor de la cadena se cansó de tanto sentimentalismo y la despidió, aunque le ofreció un papel en otro programa del canal. Aunque al principio fue duro para Oprah, su pesimismo se fue disipando cuando su programa, People Are Talking, se convirtió en un enorme éxito. Fue el principio del reconocimiento de Oprah como la estrella de los talk-shows.


7. Robert Redford
Robert Redford era un trabajador poco cualificado de Standard Oil, pero su supervisor le encontró durmiendo. En lugar de despedirle, le enviaron a otro departamento, pero seguía siendo un desastre, así que finalmente le invitaron a abandonar la empresa. Un despido que le animó para seguir con sus sueños y, después de ir a la Universidad de Colorado, se mudó a Nueva York para hacerse actor.


8. Jerry Seinfeld
Antes de convertirse en una estrella del humor, Jerry Seinfeld tenía un papel en una comedia llamada Benson. A los productores no les gustaba su forma de actuar y, después de tres episodios fue despedido. El problema es que nadie se molestó en contárselo a Seinfeld y no lo supo hasta que un día, al buscar su papel en el guión, no lo encontró. A pesar de la humillación, Seinfeld volvió a actuar en pequeños clubs de comedia hasta que un cazatalentos de Tonight Show le conoció y le invitó a aparecer en el programa. Desde ese momento, su carrera empezó a despegar.


9. Anna Wintour
La reconocida editora de Vogue, Anna Wintour, empezó su carrera en Nueva York como editora de moda junior en Harper’s Bazaar. Los problemas empezaron cuando Wintour decidió introducir cambios innovadores, pero que el redactor jefe Tony Mazalla consideró demasiado atrevidos. Después de nueve meses en su puesto fue despedida. Pero lejos de dejarse derrotar por este despido, para Wintour fue una gran experiencia de aprendizaje, además de que siguió manteniendo su propio estilo personal. Poco después de ser despedida de Harper’s fue nombrada editora de moda de Viva. “Os recomiendo a todos que seáis despedidos”, comentó Wintour a un grupo de estudiantes.


10. Mark Cuban
Uno de los primeros trabajos de Mak Cuban después de dejar la universidad fue en una tienda de ordenadores como vendedor. Después de olvidarse de abrir la tienda porque estaba ocupado con un cliente potencial de la empresa que estaba desarrollando, sus jefes le echaron. Fue la última vez que trabajaría para alguien, ya que después creó su propia compañía, MicroSolutions, con la que ha conseguido amasar una fortuna de más de 2.400 millones de dólares.


11. Michael Bloomberg
El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, era socio del banco de inversión Salomon Brothers pero, en 1998, la entidad fue adquirida por Citigroup. Bloomberg abandonó su puesto, aunque no sin llevarse una buena indemnización. Un dinero que utilizó para empezar su propia compañía de información y servicios financieros, Bloomberg L.P., y que logró llevarle hasta el puesto 18 de la lista de personas más ricas de Estados Unidos. Además, fue nombrado alcalde de Nueva York.


12. Lee Iacocca
Lee Iacocca logró llegar a la cima de Ford Motor Company pero, después de unas cuantas ideas malas, fue despedido. Pronto fue captado por Chrysler, que por entonces estaba en una situación bastante comprometida. Pero gracias a un préstamo que Iacocca consiguió del gobierno, resucitó a la compañía, aportó algunas ideas que fueron ignoradas en Ford y ocupó el puesto de CEO de Chrysler hasta 1992.


13. Howard Stern
Howard Stern se empezó a hacer un nombre como DJ polémico en la WNBC, pero un chiste demasiado subido de tono pudo con la paciencia de los directivos de la NBC y le despidieron. Pronto encontró XM, donde se sentía más seguro y, después de su debut, millones de fans incondicionales se enganchaban a la radio para oír su programa. Ahora, gana unos 70 millones de dólares al año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario