4/08/2012

18 años

Un día como hoy hace 18 años el líder del grupo Nirvana, Kurt Cobain, moría de un disparo en la cabeza. Tres días después, su cadáver era descubierto junto a una carta de despedida en la que el músico pedía a su pareja, Courtney Love, que siguiera adelante por la hija de ambos. "Frances va a ser mucho más feliz sin mí", indicaba.

Además Cobain, que poco antes había pasado por una clínica de desintoxicación por sus graves problemas con las drogas, revelaba que había perdido la pasión por su trabajo y que hacía tiempo que no se emocionaba "ni escuchando ni creando música". "Es mejor quemarse que apagarse lentamente. Paz, amor y comprensión", concluía.

La noticia de su muerte provocó una profunda conmoción en el mundo de la música y entre sus millones de fans, que llenaron de velas encendidas los porches y las ventanas de la ciudad del cantante, Seattle. También supuso el final de la corta carrera de Nirvana y, paradógicamente, el aumento vertiginoso de su popularidad y del nombre de Cobain, elevado a la categoría de desaliñado ídolo.

¿Sobrevalorado o la voz de una generación?

Casi dos décadas después, su estela continúa removiendo alabanzas y encendidos debates. Frente a los que tachan el fenómeno de Cobain de "desmedido" y el sonido anguloso de su discografía de ser una mera continuación del hardcore y el punk americano, otros no dudan en referirse a él como "la voz de una generación".

Todos, sin embargo, reconocen en mayor o menor medida la capacidad de Nirvana para hacer llegar su punk rock sucio y distorsionado por todo el planeta, popularizar un nuevo término musical (grunge) e influir en numerosas formaciones.

Entretanto, la discografía de la banda no cesa de aumentar de forma póstuma, ajeno a la desaparición de sus autores. Aparte de sus trabajos de estudio Bleach (1989), Nevermind (1991) e In Utero (1993), su colección ha crecido gracias a un sinfín de recopilaciones y álbumes grabados en directo, el último, con fecha de 2012.

Las continuas versiones que diferentes artistas interpretan de sus temas -en España, desde Pitingo o Ramoncín a Ainhoa Arteta, entre otros- no dejan que Cobain descanse en paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario